Profile
Personal Photo

No Photo

Options
Custom Title
Tateki doesn't have a custom title currently.
Personal Info
Location: No Information
Born: 22 May 1996
Website: No Information
Interests
No Information
Other Information
Edad: 20
Bio: http://mariollette.jcink.net/index.php?showtopic=29
Escudo gif (100X80): http://i1048.photobucket.com/albums/s362/mariollette/foro/CT_SHIELD.png
Sexo: ♂
Statistics
Joined: 6-April 15
Status: (Offline)
Last Seen: Apr 17 2016, 11:42 PM
Local Time: Feb 19 2018, 07:47 PM
11 posts (0 per day)
( 2.62% of total forum posts )
Contact Information
AIM No Information
Yahoo No Information
GTalk No Information
MSN No Information
SKYPE No Information
Unread Message Message: Click here
Unread Message Email: Click Here
Signature
View Signature

Tateki

Lebenmaske

Topics
Posts
Comments
Friends
My Content
Feb 17 2016, 12:08 AM
◄ prev


Con algo de urgencia pero mucho cuidado metía el carrito con la machina en él a su recientemente adquirida casa. No tenía ni siquiera una mesa donde recostarla para tratarla mejor, así que el carrito servirá por el momento.

El lebenmaske se agachó para revisarla mejor, abriendo uno de los párpados de ella, encontrándose con el ojo gris fijo en nada.
Estaba mucho más fría que la temperatura esperada, no había duda de que era una machina. Pero si tan solo supiera qué andaba mal, por dónde empezar a revisarla...



La había encontrado por suerte a la orilla del río Hoffen, mientras regresaba a los dormitorios de los lebenmaske. Pasaba de suerte por ahí; ya había terminado de llevar algunos de los aparatos mecánicos que tenía (basura, lo llamarían algunos) desde su habitación en los dormitorios, y si no hubiera pasado por ahí en ese instante tal vez no la hubiera alcanzado. Tal vez la machina no hubiera tenido una buena suerte.

Había dudado un poco antes de sacarla del agua, pero si no se apuraba el río se la llevaría. Era algo pesada para lo que aparentaba, pero por suerte tenía el carrito para llevarla. No podía llevarla donde los lebenmaske, tenía que llevarla a su casa/taller... Allá por suerte tenía cosas que tal vez le puedan servir, aparte de las herramientas que siempre cargaba con él. Esperaba que no fuera algo muy grave ...



Revisaba su cabeza si no tenía algun quiebre, si sus brazos o piernas no estaban dislocados, y no podía evitar fijarse en que no era tan distinta a una marioneta como él...

Externamente parecía todo bien, así que debía revisar en su interior... Sentía algo de vergüenza, ya que tenía que revisar bajo su ropa, y era una chica y eso...
Pero al descubrir su torso se llevó otra impresión: color gris oscuro, uniones descubiertas, acabados toscos que contrastaban con los detalles en el resto de su cuerpo. Es más, ni siquiera parecía estar acabado.

Tateki olvidó cualquier tipo de pena y se concentró en lo que debía hacer. Miró por instantes el rostro de la machina; ella se veía tranquila, tal y como llegó. Podía atreverse a decir que estaba durmiendo, si no estuviese preocupado por lo peor que le puede estar pasando dentro.

Revisó superficialmente su torso y su espalda, buscando alguna falla, pero el metal allí se sentía muy resistente, grueso, y pesado. Por esa misma razón se le dificultó encontrar alguna forma de abrir su torso para descubrir su mecanismo. Estaba sellada muy cuidadosamente. De seguro su mecanismo más importante estaba allí.
Por eso, debía revisarlo con aún más razón.

Fue revisando con cuidado hasta que logró encontrar una pequeña ranura donde parecía que podía abrirse. Retiro el pequeño pedazo de metal que cubría allí y chequeó el rostro de la machina por si reaccionaba. Aún nada.
Buscó una llave pequeña de entre sus herramientas y fue desenroscando una a una las pequeñas tuercas que la protegían, siempre chequeando alguna reacción de ella, pero la machina seguía igual, hasta que se retiró la última tuerca.

Tateki retiró aquella nueva placa de metal que cubría alguno de sus mecanismos y lo que encontró... no se lo esperaba.
Un pequeño compartimento metálico cubierto de lo que parecía cristal, con una pequeña piedra dentro. Tateki se acercó más para tratar de ver qué era. ¿Será lo que le causa problemas a la machina? ¿Minetita, tal vez? Pero... ¿por qué tenía un espacio reservado para aquello...?

Se disponía a quitar el cristal que lo cubría para ver más de cerca el pequeño trocito, pero una mano lo detuvo. Tateki se congeló en el acto, algo asustado. ¿Quién? ¿Cómo? ¿La machina? Pero si ella está inconsciente—

Volvió su rostro a ella, y se la encontró mirándolo fijamente, sus ojos empezando a brillar verdes poco a poco, mirada fija en su rostro, rostro frío y sin expresión, el agarre en la mano de Tateki aumentando de la nada hasta que de un solo movimiento el peliblanco fue lanzado contra un pequeño montón de chatarra que había en el lugar.

"¡G-guhh...!" El lebenmaske fue incorporándose lentamente de entre la chatarra, algo adolorido ya que el lanzamiento no fue tan fuerte, pero verdaderamente aterrado por la machina. Hace instantes estaba al borde de convertirse en chatarra, y ahora lo quería convertir en chatarra a él... Debía... ¡debía de alguna forma huir de ella...!

...pero al elevar la mirada, el color en su rostro se drenó. La machina estaba de pie en frente suyo mirándolo fijo, aquellos ojos brillando verdes solo acentuaban su desesperación.

Tateki ahogó un grito, aterrado y adolorido, tratando de retroceder sin resultado en la chatarra, tanteando desesperado en busca de algo que lo ayude. ¡Pero es que no podía ser! ¡Hace instantes estaba inconsciente! Y lo que tenía dentro, ¿era minetita, no? ¡Debería estar muy afectada por ella! Pero aún teniéndola dentro de ella, ella reacciona así... ¿Para protegerla...?

En eso, logró recordarlo. Tenía un pequeño pedazo de minetita que había conseguido para aprender sus componentes, y la tenía por allí cerca. Sin dudar más se levantó como pudo de allí, tambaleando, yendo a buscar la minetita que tenía. No estaba seguro de que funcione, pero lo intentaría...

La machina solo lo seguía con la mirada, sin que se le escape un instante de él, sin parpadear, avanzando paso a paso, sólo los pasos certeros para acortar distancia entre ellos.

Tateki desesperado encontró la piedra en un pequeño bolso en la esquina de la sala, y miró de reojo a la machina que estaba a solo unos pasos de él. No le gustaba ser así de injusto con las machinas, pero al verse amenazado así no le quedó otra opción...
Se incorporó un poco, y acercó la pequeña piedra a la castaña, justo en el centro de su torso. Al menos así la debilitaría un poco y no será gran amenaza...

Pero tan solo al contacto con la minetita, la machina se desplomó pesada. Tateki trató de no bajar la guardia, aunque la reacción de la castaña con la minetita le había tomado por sorpresa; solo tenía que debilitarse, no caer sin vida al suelo... Aun así, al acercársele mantenía cerca el pequeño metal en su mano, por precaución para que no le ataque de repente, y porque al parecer la castaña estaba reaccionando a él.



El rostro de la machina estaba fijo en nada, frío congelado, parpados abiertos de par en par. Uno de sus ojos verdes brillante ya no lo era, sino que brillaba turquesa, con pequeños hilos de luz -datos- apareciendo a través de él. Quedó un rato mirándola, esperando a que haga algo más, hasta que ella giró costosamente su rostro hacia él, haciendo que Tateki se sorprenda mucho.

Ella lo miraba tan fijamente que hasta podría decirse que veía a través de él, y no hizo nada más que mirarlo por todo ese rato.
Hasta que habló al fin, Tateki escuchándola con atención.

"Nombre———", la machina emitió dificultosamente, como si hubiese buscado la palabra en un lugar oscuro.

Le... ¿Le estaba preguntando su nombre? Tateki dudó un poco, pero le respondió.

"Tateki..." él respondió, pero... Nada. La machina no reaccionó a la respuesta. Tateki esperó a que le responda, pero se impacientó un poco. ¿Tal vez no le escuchó? Probaría repitiéndole... pero antes de poder decir algo, la voz mecánica y monótona de la castaña se escuchó.

"TA——— TE——— KI———" repitió finalmente ella, el peliblanco asintiendo. Y la castaña no hizo nada más. Aún miraba a nada, aún aquel ojo turquesa brillaba y la información corría por allí. Siquiera parpadeaba.

Tateki quedó expectante de ella, pero pasaba el rato y la machina no reaccionaba por nada. Empezaba a preocuparle...
Uhm, como ella puede hablar, podría preguntarle algo, ¿no? Tateki se aclaró la garganta y buscó las palabras correctas.

"Uhm, qué--... ... ¿sucede algo...?"

Esperó respuesta. El silencio era abrumador, y la machina pareciera que en cualquier momento fuera a hablar y, a la vez, a callar para siempre. Hasta que...

"———Recordar."

...fue al final la respuesta de ella. Ah, con que recordar... ¿Recordar qué...? Al parecer era bastante, por el tiempo que demoraba en responder...

En fin, parece que así no era una amenaza. Pero... ¿por qué reaccionó así? Quería preguntarle, pero se la veía ocupada con eso de 'recordar'... Así que decidió esperar un poco. Buscó las pequeñas placas y tuercas que retiró de ella, y algunas de sus herramientas, y al volver donde ella la machina seguía en lo mismo, mirada fija en el techo, ojo turquesa ocupado, 'recordando'.

Tateki quería saber. Le estaba impacientando esta espera... Como ahora estaba despierta se le hacía un poco más difícil revisarla sin permiso, y al revisarla superficialmente no encontró nada más nuevo. Pero había algo, algo que le preocupaba más...

"¿Por... por qué me lanzaste? ...", preguntó, más para sí mismo que para cualquiera, acercando su mano cerca de donde se encontraba el pequeño compartimento. Y en ese instante, su mano fue nuevamente tomada, y la machina volteó a verlo intensamente. ¿Cómo, tan rápido...?

"Activar——— defensas———", ella dijo en un murmullo, apretando muy lentamente el agarre en su mano.

"¡No! ¡No no no...!" Tateki se soltó antes de que pase lo peor, retrocediendo un poco. ¿Defensas? ¿Estaba protegiéndose? "No... ¡No haré nada...!"

La machina había quedado mirando fijamente el lugar donde hace instantes estaba el lebenmaske, como si él siguiera ahí, hasta que un pequeño rato más tarde volvió la mirada hacia donde se encontraba él ahora. Aún mantenía el efecto retardado por la minetita externa, pero aún así la reacción al defenderse seguía rápida...

"M-mira...", le presentó las pequeñas placas metálicas, "Solamente las iba a devolver... No haré nada más..." Trataba de razonar con ella --¡y era verdad! Después de lo que pasó ya no le haría nada...

La castaña quedó mirando por un rato largo las placas hasta que finalmente respondió. "Entendido."

...le estaba dando su aprobación, ¿verdad? Dudoso, Tateki se acercó a ella, y siempre dudoso y cuidadoso levantó el vestido de la machina hasta mostrar el compartimiento de cristal. La mirada fija de la machina lo desconcentraba, pero solo era enroscar unas tuercas, nada complicado...

Tardó un poco más de lo que creía, sintiendo que en cualquier movimiento falso volvería a ser atacado y no saldría vivo esa vez... Pero todo terminó bien. La machina seguía en su asunto de 'recordar', mirando al techo como si nada hubiese sucedido. Otra vez en calma...



"Recolección del historial: Terminado". La machina anunció, pero no hizo nada más. Aquel ojo turquesa seguía igual, y ella apenas movía un músculo. Tal vez, como ya terminó de recordar, podría quitarle la minetita de encima, y tal vez vuelva a la 'normalidad'...

Así fue, Tateki quitó la minetita con cuidado, y retrocedió un poco, manteniendo una distancia prudente. Al instante, los párpados de la machina cayeron, y su expresión se volvió relajada, tal como al principio. Esperaba a que ocurra algo, por más extraño que sea, pero Tateki no pudo evitar sobresaltarse cuando la machina se incorporó de un solo movimiento.

"Hnng~~", la machina se estiró, como si hubiese estado durmiendo todo este rato. Se dio cuenta del chico que estaba junto a ella, y aún en media pose de estiramiento volteó hacia él "¡Buenos días~! ...eh", quedó pensativa aún en esa misma posición, y al recordarlo volvió la luz a su expresión. "¡Ah! ¡Tateki!", sonrió, asintiendo para sí.

"..." Todo era tan confuso para Tateki... Primero casi lo mataba, luego apenas reaccionaba, y ahora sonreía como si nada... ¿Esta última será su verdadera forma? Algo le dice que no debe tranquilizarse aún, y todavía sus dudas no fueron resueltas... Lo que le recordó algo que había olvidado por toda la tensión. "Uhm... ¿Tienes nombre...?"

La machina reaccionó, y de un solo salto ya se encontraba de pie, sonriendo aún más que antes. "¡Nombre! ¡Mi nombre es Rinne! ¡Mucho gusto!", respondió con todo el ánimo existente.

El ánimo repentino de la machina desubicó por instantes a Tateki, que se puso de pie con un poco de dificultad. Miró de arriba a abajo a Rinne, verdaderamente confundido... Hace un rato la había encontrado inconsciente en el río, y ahora ella estaba ahí, más viva que nadie. ¿Qué habrá pasado...? "Eh, Rinne--"

"¡¡Siip!!" le interrumpió ansiosa Rinne.

"Ehh... Uhm. Tu... estabas en el río, ¿verdad? ... ¿Cómo llegaste allí?"

Ella escuchó la pregunta y parpadeó una vez, su rostro congelándose, y parpadeó otra vez reanudando sus movimientos. "Hmm...~~~ ¡Lo recordé! ¡¡Estaba en mi casa y me caí!!", respondió ella con una gran sonrisa, como si no hubiese sido nada.

Aquella respuesta no respondió la duda de Tateki, pero antes de que pudiera preguntar algo más, Rinne había fijado su atención en la chatarra donde lo había lanzado hace un rato, mirando intrigada y curiosa.

"Ooohh~ Qué es esto~~ Ah-- Por acá también~ Oh~~". Andaba por todas partes, descubriendo aquel lugar nuevo para ella.

Tateki solo podía tratar de seguirle el ritmo, siguiéndola, vigilando que no dañe algo suyo. "A-ah... Eso, cuidado..."

"Siii~ Parece que se fuera a romper~ Ah, Tatekiii~~", soltó lo que tenía, abrazándose a él. "Tengo hambre~~"

"¿Q-qué...?" No podía entenderla... ¿Y verdaderamente podía comer? Ah, un momento-- "N-no tengo nada de comer...". Se había empezado a mudar al lugar ese mismo día, lo que estaba en esa sala era lo único que había. No había nada para comer.

"¿Ehh? Nooo~~ Tengo hambree~", le reclamaba ella, arrimándose a él, haciéndole cada vez más difícil el mantenerse de pie por el gran peso de la machina.

"¡O-oye--! ¡Esta bien, esta bien! Te llevaré a comer..."

"¡YAY!", lo abrazó fuerte, elevándolo algunos centímetros del piso con facilidad.

"Y-ya, pero ¡déjame ir...!", se quejó Tateki, y Rinne finalmente lo soltó. Ah, lo que le tocaba hacer... Pero si así descubría un poco más sobre ella...
Tomó sus cosas, y revisando que nada estuviese mal (aparte de lo que había dañado Rinne), dejaron el lugar asegurado, y fueron a buscar algo de comer.

Rinne estaba muy emocionada, como si fuese la primera vez en visitar aquella ciudad, mirando, señalando, queriendo tocar todo. Tateki quería guiarla a un lugar donde podrían conseguir algo de comida, pero con la chica moviéndose para todos lados no era tarea fácil.
Llegaron al centro de la ciudad, guiados por la castaña que caminaba de un lado para el otro, deteniéndose finalmente al encontrarse rodeados de más gente.

"OOHHH~", Rinne miraba a todos lados, boquiabierta, anonadada.

Tateki, por su parte, buscaba con la mirada algún lugar para llevarla a comer. "Rinne... ¿Qué tal si vamos a com--?" Entre tantas personas, alguien los empujó, y para cuando el lebenmaske se dio cuenta, había perdido a Rinne de su lado. "¿¡ !?" La buscó con la mirada hasta que la halló andando entre la gente, al parecer sin buscarlo siquiera.Trató de alcanzarla entre la multitud, pero cada vez ella se alejaba más y más, hasta haber desaparecido por completo de su vista. La buscó por los callejones cercanos, la buscó en las tiendas, trató de escuchar su voz a lo lejos. Pero nada resultó.

La había perdido...

¿Tal vez se encontró con un conocido? (...)
Si es así, entonces tendría que dejar el asunto como está. Aunque quiera aprender más sobre ella, tendría que dejarla ir. Ya ella no tenía falla alguna así que ya no había por qué preocuparse así.

Pero aun así... ¿Se encontrará nuevamente con ella? Eso esperaba...

~~~~~

Pues sí. Unas cuantas veces más, Tateki se lograba encontrar con Rinne. Ella se acercaba a él gritando su nombre, emocionada, como si no lo hubiese visto en siglos. Y aveces él mismo se le acercaba cuando lograba encontrarla; no tenía ese miedo ni ansiedad de ser él el que haga el approach primero con la machina, no así pasaba cuando era con cualquier otra marioneta.

Aun así, sus encuentros eran muy cortos: cuando Tateki se daba cuenta, Rinne ya no estaba a su lado, la machina siempre se escapaba.

Había quedado muy intrigado con ella, demasiado. Pero cada vez que lograba encontrarse con ella solo podía centrarse en tratar de decifrar qué es lo que haría en el segundo siguiente, olvidando la razón original. Pareciera que ella lo hace a propósito, distraerlo y escaparse. Pero por su experiencia daría fe a que era auténtico, pero no natural. Algo tiene que ver aquella minetita en su interior...

...por eso, esta vez no la dejará ir fácilmente. No se dejará vencer.

Había logrado encontrarla, y tenía fíjamente su ideal en su mente. No se distraería, no, no...

"¡¡Tatekiiiiiiiiiii~!!" gritó Rinne, acercándose a él, tomando su brazo sin permiso. "Vamos por acá~~" de la nada dijo, como si estuviesen reanudando una cita, halándolo en dirección contraria a la que llegó.

Tateki no pudo hacer nada más que ceder a la gran fuerza de la machina. Pero no se daría por vencido. Estaba realmente interesado en Rinne, en la minetita que lleva dentro y la cual no permite que se la quiten, la Rinne que es totalmente distinta a la animada de siempre.

Dieron vueltas sin rumbo por el centro de la ciudad, y cuando al parecer la machina se cansó (!), decidieron descansar un poco, sentándose en una banca cerca a una biblioteca donde suele ir Tateki.
¡Si, ésta podría ser la oportunidad que necesitaba...! Pero... ¿era seguro entrar a la biblioteca con alguien que de lo único que estaba seguro es que no se puede estar seguro de nada? De alguna forma tenía que tratarla, tal vez de la forma como los científicos tratan a un elemento volátil.
Aunque no le convencía la idea, tenía que engañarla como a un niño, de alguna forma...

Tateki se levantó entonces de la banca, mirando fijamente su destino. "Uhm... vamos por acá...", le dijo, tratando de sonar convencido y fallando, volviendo su rostro hacia Rinne, apuntando hacia la biblioteca.

Rinne pareció no pensarlo nada, porque ya estaba sobre sus pies., andando "¡Vamos~!"

Y así lograron llegar al pie de la biblioteca. Resultó fácil... pero en realidad lo difícil empieza ahora.

"Uhm, Rinne...", Tateki se detuvo en sus pasos, volviendo su rostro a la machina, "Podrías quedarte aquí, por un rato?", gestionó con sus manos, apuntando al lugar donde estaban de pie, todo para que le comprenda.

La machina no le dejó explicar más, inmediatamente poniéndose en posición firme, sonrisa amplia. "¡OK~!", exclamó animada, como si lo que fuera a hacer fuese lo más divertido.

Tateki por un momento no pudo creerlo, asintiendo y caminando hacia la biblioteca sin quitarle la mirada. En serio fue tan fácil...
C-claro, en los estándares que había creado mentalmente de la machina estaba esa posibilidad de que le hiciera caso, pero no creía que fuera posible que la suerte le toque, y así de seguido...

D-de cualquier forma, ¡lo aprovecharía! ¡Lo más pronto posible!
Buscaría los libros y los prestaría, y regresaría a su taller lo más pronto posible, antes de que la machina se escape de nuevo...

Last Visitors


Feb 15 2017, 06:29 AM




Apr 11 2016, 07:15 PM




Jan 22 2016, 11:01 PM



Comments
No comments posted.
Add Comment

Affiliates
sister sites
elite
Moon Tales Ratbag Punce Over Charge
skin by miss texas at cttw, cc, and shine