Responder
Nuevo Tema
Nueva Encuesta

 Santurrón [LIBRE]
Farad
 Posted: Feb 28 2016, 10:08 PM
Citar


Pirata

lvl 10
exp 0 / 1000
90
ATK 43
DEF 30
SP.ATK 26
SP.DEF 24
SPD 22
HP 25
Member Inventory: View
Citizen

♂ / N/A years old / 6 posts
Awards: None



“Ni siquiera los perros de mar pueden permanecer para siempre en su elemento, a veces es necesario bajar a tierra y estirar un poco las piernas”, aquella máxima era bien conocida por los piratas a lo largo y ancho del mundo, por mucho que adorasen surcar los mares en busca de tesoros y aventuras, la tierra seguía llamándolos a su seno, en ocasiones, incluso el mas frío y desalmado sentía nostalgia por la madre patria de la que todos nacían; sin ser la excepción, Farad había caído presa de aquel encanto, sin embargo no era el cardinal del agua por quien pecaba de nostálgico… no, aquella tierra podía ser tragada por los abismos mas profundos; simplemente pensar en ella le provocaba picazón en aquel lugar donde un día supo tener un ojo funcional.

Observando desde lo alto la escena que se desenvolvía en las calles de uno de los dominios del cardinal de tierra, allá donde un experimentado ladrón corría, escapando hábilmente de las fuerzas del orden, quienes sin embargo lentamente comenzaban a darle alcance; el pirata rascó suavemente el parche que cubría la espantosa cicatriz de su pasado y sonrió relamiéndose, como un águila que aguarda para lanzarse sobre la desprevenida liebre. Tan pronto como dobló por una de las serpenteantes vías buscando perder a sus persecutores, Farad supo que era el momento de actuar. Con gracia y elegancia, sagaz como un felino, se descolgó de la torre que le mantenía en el anonimato de la altura por cada resquicio del que pudo asirse, poco a poco bajando hasta que sus gruesas botas de cuero tocaron la firmeza del suelo; sus cálculos eran exactos, se encontraba por lo menos 50 metros por delante de su objetivo, el cual se dirigía en su misma dirección sin ser consciente de que estaba siendo esperado. El botín era claro, joyas y trinquetes que había robado de una tienda en un arrebato de codicia; el mismo había sido celosamente guardado en una bolsa de tela que se bamboleaba en manos del delincuente; delicioso y fácil botín para ser robado… una vez mas, después de todo, quien roba a un ladrón…

Su hábil mano derecha viajó a su cintura y aferró la empuñadura de su arma predilecta, aquel arcabuz multiuso de fabricación propia; el cuero del guante crujió ante la firmeza del agarre y el objeto viajó rápidamente, girando con soltura y habilidad entre aquellos escurridizos y entrenados dedos, quedando pendiente de cara al piso, esperando por ser utilizados. El pirata de blancos cabellos pegó su espalda a la pared de material que conformaba la esquina de aquella callejuela por la que la victima pasaría y simplemente aguardó, escuchando como un tropel de pasos se acercaba a toda velocidad. Su único y funcional ojo carmesí viajó en diagonal, hacia la boca de la calle y entonces, en un movimiento entrenado, casi reflejo, su cuerpo despegó de aquella posición pasiva, con el arcabuz al frente. Por supuesto, el ladrón, boquiabierto y jadeante, mirando siempre por encima de su hombro, no pudo ver el arma hasta que volteó al frente, momento en que casi ¼ del cañón se encajó dentro de su boca, dejándolo perplejo bajo un ahogado quejido de sorpresa. La mano libre del azote de los mares se movió rápida y arrancó de aquellos perplejos dedos el botín, esbozando un simple y suave –lo siento, creo que eso me pertenece ahora- perlado por una picara sonrisa victoriosa. De mas está decirlo, el ratero trastabilló y cayó sentado hacia atrás, incrédulo ante lo que estaba viviendo. Desde la diferencia de alturas, Farad amplió su sonrisa e hizo un gesto de despedida con la mano que aferraba aún el arma, y entonces, tan rápido como llevó a cabo el atraco, se deslizó hacia el interior de un estrecho y oscuro callejón lindante en el exacto momento en que las tropas que cuidaban la ciudad saltaban sobre el incauto ladrón asaltado, quien ni siquiera pudo alertar a las mismas autoridades que le perseguían sobre el irónico cambio de su situación.

PMEmail
^
Rinne
 Posted: Mar 3 2016, 09:32 PM
Citar


Machina

lvl 50
exp 0 / 5000
65
ATK 112
DEF 109
SP.ATK 51
SP.DEF 46
SPD 85
HP 65
Member Inventory: View
Citizen

♀ / 1.9 years old / 7 posts
Awards: None



Fw ~ ?? ~ alguien de cabellos blancos

Cuando parpadeó por primera vez se encontraba al pie de un edificio con un gran pórtico, el cual en algún lugar de su fachada tenía escrito 'Biblioteca'. Muchas personas pasaban a su alrededor concentradas en su día, mientras ella sólo parpadeaba, releyendo el letrero una y otra vez como si no pudiera mantener cada letra en su mente. La castaña hizo una mueca de concentración, y el chocolate que hace más de mil segundos estuvo en su boca se movió y activó sus sensores gustativos, un "¡Dulce!" exclamado en su chillona voz.
Por alguna razón sentía que debía tener algo en su mano derecha. Por alguna razón sentía que tenía que permanecer en su lugar, leyendo por la eternidad de ese momento el letrero hasta que termine aquella eternidad y empiece la otra. Pero así con un simple girar sobre sus tobillos la 'eternidad' se salió de su cauce.

Cuando parpadeó por octogésima quinta primera vez sus pies quemaban pero no era suficiente para detenerla o lanzar una alarma, las sombras al otro lado del callejón viéndola quizá como ella los estaba viendo. No, quizá muy pocos la vean como ella ve a alguien, y si logran hacerlo no es algo que duraría mucho. No era algo que durará mucho. Era una de las pocas cosas que sabía, como el hecho de tener algo en la boca y moverlo y finalmente hacer la amplia sonrisa que acompañaría aquellos enormes y vacíos ojos verdes. Su primer paso pareció dolerle más a ellos que a Rinne.

Cuando parpadeó por decimotercera primera vez era el viento en su rostro y risa atrofiada en su garganta. Ella no era la que ardía, sólo el naranja a lo lejos iluminando la noche y sus ojos, pero aún, técnicamente, nada sucedió...

Cuando parpadeó esta vez... tuvo que volver a parpadear, algo chocando con ella, pero siendo ella la masa inamovible que es aguantó como una pared que parpadeaba una, dos veces más y miraba curiosa al señor de cabellos blancos y aquella bolsa que cargaba. Era la quizá la quinta vez, Cardinal de Tierra, su 'casa', y en su curiosidad la chica ladeó su cabeza, nada haciendo 'clank' en su boca. Pero la respuesta, como nunca, estuvo lista en su mente, apuntando al botín de aquel que chocó con ella, emitiendo un "¡Dulce!" en su voz chillona. Una linda sonrisa predefinida apareció en su rostro, pero nada pareciera hacerle cambiar de opinión o que se mueva de allí.

off
hey hey~! finalmente llegué! al final resultó ser Rinne im very sorry i hope u dont mind (?)
PMEmail
^
Farad
 Posted: Mar 4 2016, 08:30 AM
Citar


Pirata

lvl 10
exp 0 / 1000
90
ATK 43
DEF 30
SP.ATK 26
SP.DEF 24
SPD 22
HP 25
Member Inventory: View
Citizen

♂ / N/A years old / 6 posts
Awards: None



OFF
x
Jajajaja me encanta tu Machina, es tan genial xD me alegra que hayas entrado al tema con ella, Farad es un maniaco de las maquinas, así que has picado totalmente su interes~


Jamás vio el obstáculo que se llevó por delante, el cual ante lo inamovible y duro del golpe, se sintió como darse de lleno contra una gruesa placa de acero. Su altura y su adrenalina bajando poco a poco no le ayudaron ante el accidente, el golpe fue pleno en su abdomen y pierna derecha, el cual casi le arranca una maldición que habría hecho palidecer al delincuente mas curtido. Su ojo, con un brillo momentáneamente homicida se movió hacia el causante de tal “fractura” en su elegante estilo y, para su sorpresa, se topó con una… ¿una niña?, ¿un ser viviente?; tardó pocos segundos en llegar a la conclusión de que en efecto ella era una niña, pero no una entidad normal, había algo en ella… algo familiar.

Algo primitivo en su mente se disparó y, por un segundo, tuvo el impulso de tomar su arcabuz y ponérselo en el pecho a aquella niña de aspecto inocente, entonces hacerle un agujero del tamaño de su puño, sin embargo acalló aquella idea, mas para peor, el chillido de aquella chiquilla le hizo contraerse en si mismo y llevar un dedo a los labios de la damita; tenía que actuar rápido, seguramente algún rezagado de las fuerzas de seguridad ya se habría preguntado que había sido del jugoso botín, y los “héroes” no tardarían en salir para reclamar el premio de la captura.
Los sonidos que emitió la forma de vida frente a él le hicieron comprender finalmente ante lo que se encontraba, ¿podía ser una Machina?, creía haber visto una vez un plano de un decadente proyecto antiguo, sin embargo las mentes del cardenal del agua habían optado por no pisar terreno prohibido, por no jugar con las fuerzas de Gaia. Olía a acero, los movimientos que hacía casi parecían normales, pero no lo eran… ella era fascinante. Su instinto de científico salió a flote, ya ni siquiera su botín era algo digno frente a tal descubrimiento…. ¿podría llevársela para estudiarla? .Su barco aguardaba en altamar, medianamente lejos de las costas imperiales y solo un bote, atracado en un cercano limite costero, era el medio de escape del abrazo de la tierra firme… ¿Qué hacer?.

Notó el interés de la damita en la bolsa, al parecer le gustaban los dulces y su inocencia le hacía creer que en aquel contenedor de su botín había mas de ellos… ¿quizás podía picar su curiosidad con una mentira?. Pero, ¿era acaso ella una ciudadana normal? ¿O quizás un miembro mismo de las fuerzas de seguridad?... nah, “eso” no podía ser nunca un agente del orden, solo era una maquina que aparentaba ser un ser vivo, un juguete… al igual que él. Con una sonrisa sazonada en un dejo de cierta malicia, Farad dio un golpecito a su bolsa y miró fijamente a la muchacha, la cual no parecía tener la más mínima intención de moverse sin recibir aquello que buscaba… lo cual podía ser un gran problema. El pirata miró hacia el callejón por sobre su hombro y luego regresó su atención a la Machina, era hora de desenvolverse – ¿te gustan los dulces?... tengo tantos aquí que podrías pasar tu vida entera probando uno tras otro… si vienes conmigo, te los daré todos- y diciendo aquello, pasó ágil junto a la niña y prosiguió su camino, forzarla a ir con el podía ser peligroso, sobre todo al ver el volumen de su masa tras el golpe, incluso por accidente, si ella llegaba a golpearlo, podría provocar un daño enorme, mejor intentaba atraerla por las buenas.
Mantuvo un buen paso y comenzó a alejarse, si ella le seguía, sería genial, caso contrario desaparecería tal y como lo había planeado, sin embargo tener la chance de estudiar a alguien como ella… era demasiado tentador.
PMEmail
^
Rinne
 Posted: Mar 7 2016, 09:22 PM
Citar


Machina

lvl 50
exp 0 / 5000
65
ATK 112
DEF 109
SP.ATK 51
SP.DEF 46
SPD 85
HP 65
Member Inventory: View
Citizen

♀ / 1.9 years old / 7 posts
Awards: None



Fw ~ alguien de cabellos blancos ~ mercado!

Parpadeó nuevamente después de miles de instantes y ¿¿por qué ese señor la tuv con la mano estirada durante todo este tiempo?? Estaba a punto de reclamar nuevamente lo que pidió hace toda una vida cuando sus labios fueron cubiertos por un dedo enguantado, Rinne emitiendo "¡¡Hmmpffhpf!!" ahogados cuando podía hablar tranquilamente sin necesidad de abrir su boca si lo intentaba. Aun así la niña no se movió de su lugar como obstáculo de ladrones en callejones oscuros, como si sólo ese dedo fuese más fuerte que toda ella.

Aun cuando su boca no estaba siendo detenida por el peliblanco con orejas raras es como si su 'hechizo' siguiera afectándole, conversando con "Hmmphpffh hmphf" a lo que le decía el señor. Según ella siempre consideraría esto como una conversación significativa, haciendo gestos expresivos y asintiendo solemnemente acompañando sus "Hmfph, hmphf" pero qué era 'siempre' para ella y... ¿de qué hablaban? Ah, se va el señor--

Giró sobre sus tobillos y parpadeó, menos decimoséptima vez, ........................ Cardinal de Tierra, y la primera reacción de la niña fue tomar con su mano derecha lo que siempre debió haber estado allí: la mano de aquel pirata. Sí, sus pasos habían logrado alcanzar las casi zancadas del contrario en un instante, estabilizándose en su andar al salir de aquel callejón hacia las calles más populadas del distrito con el más alto casi a rastras, su mano libre apuntando al frente, sus ojos bien abiertos y su boca curveada en una sonrisa con labios sellados que poco podrá aguantar aquel hechizo la animosidad de la machina.

"Hmfphmmmm.... ¡¡TESORO!!" finalmente exclamó dando un leve saltito mientras continuaba su camino. ¿A dónde? Al tesoro, por supuesto, lo que al parecer quedaba en dirección al distrito comercial, donde el mercado se encontraba y... las tiendas de dulces... oooh.

A la castaña poco le importaba el movimiento a su alrededor, ni la cantidad de lebenmaskes que se movían en aquel distrito comercial por la alerta de un ladrón, ni por las miradas algo extrañas al ver a la pequeña niña abrazada ahora del brazo de aquel hombre de gran talla. Ahora, en ese laberinto de tiendas... ¿dónde quedaban las de dulces, hmm...?
PMEmail
^
Farad
 Posted: Mar 9 2016, 06:01 AM
Citar


Pirata

lvl 10
exp 0 / 1000
90
ATK 43
DEF 30
SP.ATK 26
SP.DEF 24
SPD 22
HP 25
Member Inventory: View
Citizen

♂ / N/A years old / 6 posts
Awards: None



Por todos los tifones… ¿de donde rayos sacaría dulces para mantener cerca a la Machina?. Tras comprobar que la oferta había rendido frutos y que ahora era seguido de cerca por aquella chica, quien había optado por aferrarse a una de sus manos (no por que no pudiese seguirle el paso, ella le había alcanzado casi como un relámpago, sino por que debía ser ese su modo de asegurarse el cumplimiento de la promesa realizada) gesto al cual respondió aferrandola también para no dejarla ir entre la multitud que ahora se cernía sobre ellos al alcanzar ahora el núcleo de la zona comercial.

Podía sentir a sus espaldas como dos hombres de las fuerzas de seguridad buscaban entre las personas, tenía que evadirlos a como diese lugar, ya conocía los métodos de aquellos hombres, eran perros de presa, no le dejarían ir por nada del mundo. Dobló una esquina, luego otra y al pasar frente al escaparate de una tienda de postres y dulces montada al aire libre, sus dedos ágiles se “enredaron” con varias golosinas que rápidamente viajaron a su bolsillo, con eso debía bastar… de momento. Miró por un momento a su acompañante y sonrió divertido, estaba disfrutando aquello, la emoción de la persecución y el saberse poseedor de dos jugosos botines, ya no podía esperar para llegar al barco y echarle un buen ojo a lo que fuese que hiciese funcionar a aquella mujer robótica.

Un nuevo giro ahora a la izquierda y como una serpiente, se deslizó dentro de un almacén textil, siempre de la mano de la Machina, a la cual guió del mismo modo; se mantuvo inmóvil y en silencio por un momento, sabía que su compañera en breve volvería a realizar alguna escandalosa exclamación y que quedaría en evidencia, debía entretenerla un poco. Sin dudarlo, buscó uno de los dulces dentro de su bolsillo, un caramelo de un tamaño bastante sorprendente (ni siquiera él podría haberse metido tamaño dulce en la boca) y lo sostuvo frente al rostro de la damita de castaños cabellos –ten, como te lo prometí… pero primero, ¿me dirías tu nombre?- preguntó en un tono bajo, mirando con su orbe a su compañera, seguramente tendría un nombre, o un código, las maquinas solían ser nombradas con cifras y letras, ella quizás no fuese la excepción
PMEmail
^
Delrösch
 Posted: Mar 9 2016, 05:00 PM
Citar


Shattenmaske

lvl 50
exp 0 / 5000
120
ATK 46
DEF 57
SP.ATK 107
SP.DEF 86
SPD 120
HP 96
Member Inventory: View
Taicho

♂ / N/A years old / 8 posts
Awards: None



Ataviado con simples y tipicas ropas de las mujeres del cardinal de tierra, sus falsos pechos cubiertos discretamente por su top, aretes brillantes y frondosos, maquillaje suave y femenino, su cabello oculto en zurcida, larga peluca de celeste color, un moño alto con lindos adornos, algunos mechones escapándose...

Se ató el delantal, y entró por la puerta trasera de la tienda de textil, siendo guiado solamente por sus manos en las paredes, telas y telares, hacia las voces que escuchaba. Sus ojos usualmente de sucio color seguían obviamente ciegos, mas de un profundo color castaño.

Dejó la pared, y con pequeños pasos, sinuosas caderas, emulando delicadamente el compás de un andar femenino, prácticamente se deslizó hacia quienes acababan de entrar. Se posó cerca, sin inmiscuirse en sus espacios personales, y su mirada dirigiéndose a la voz masculina, le sonrió cálido.

"Ano...disculpe, bienvenidos a la tienda. En que les puedo ayudar?" Su voz suave, femenina, iban acorde a sus dedos pinchados, y cubiertos de banditas.

El estaba aquí solo para cumplir su deber.

x
Lame entry is lame...pero willkommen Farad! No me aguanté y quise entrar .///.!!
PMEmail
^
Ginko
 Posted: Mar 15 2016, 05:03 PM
Citar


Lebenmaske

lvl 50
exp 0 / 5000
0
ATK 83
DEF 115
SP.ATK 94
SP.DEF 87
SPD 63
HP 96
Member Inventory: View
Prinz

♀ / 17 years old / 12 posts
Awards: None



Fw Delrösh? / Mercado, tienda de textiles.

De cometidos y preocupaciones ha de estar enfrascado cada figura de la realeza, monstrando la mayor entereza ante el ajetreo sin despeinar uno sólo de sus cabellos. Sin olvidar, claramente, la buena imagen y porte que ilustre a su reino.
Y aunque reconocía no ser del todo buena en realizar mis empresas (¡mas no sin entusiasmo!), que era incapaz de consignar cinco minutos de mi tiempo en obligaciones sin procrastinar, y que cuando me veía envuelta en el desasosiego de algún problema era bastante capaz de escalar el mismo techo de palacio con la efigie de Gaia en la boca; en lo que al aspecto se refiere, era sumamente dedicada y solemne.

No quieran los wissen tener que relatar en sus papiros la épica victoria contra la oscuridad y que en dicho momento yo estuviese cubierta por un saco de patatas.

Hoy tenía una nueva encomienda: renovar el vestuario para dicho fin. Pero no importunaría al sastre de la familia, desde hacía muchos años había aprendido a coser y trataba de hacerme mis propias "armaduras de guerra". El caso era que aquel amable anciano y yo no congeniabamos para lograr elaborar los diseños mentales que hacía, y decidí ser mi propia diseñadora. (Bueno... quizá sea preciso aclarar que mis diseños "evolucionaban" conforme avanzaba su proyecto, y llegaba un momento en que el señor perdía toda su paciencia...).
No pasaba nada, era un buen hobby que practicar y ya lograba hacer puntadas sin atravesar ningún dedo...

Me faltaban telas nuevas para el próximo diseño, y pasear por el mercado de buena mañana era un placer jubiloso. Enrrollé mis más de metro y medio de cabellos en una cola alta trenzada y saqué a relucir unvestido blanco cosmopolita con detalles violetas. El único detalle que no me compaginaban eran los guardias escolta que me seguían cual sombra. Comenzaba a sopesar cuánto peor era aquella situación a el poseer un bodyguard, quizá debía de empezar a no espantarlos...
"Oh...". Me había acordado de algo doloroso. Echaba de menos a Armand.

"¡La vida sigue Ginko! Y el hitsuzen actua con astucia, al menos Niel me acompañará..."
Y hablando de Niel, aquel era otro que odiaba hasta el hastío seguirme por el bullicioso mercado, por lo que se permitió ignorar mis mohínes y continuar descansando. ¡No le necesitaba! Estaría sobradamente acompañada.

Y tenía entre manos un plan para despistar nuevamente a los guardas; habríamos entrado ya en cuatro tiendas de textiles, de las cuales compré kilos y kilos de telares... que en vez de ser mandados a palacio, serían cargados sobre los robustos brazos de mis escoltas.
La multitud nos abría surcos inmensos ante los tes grandes bultos de telas andantes, sabía que les costaba horrores continuar siguiendome el paso. Y en breves mandarían a llamar a los relevos.
Actué rápido y antes de llegar a la próxima callejuela, provoqué su caída con ramas y raíces. Me escabullí entre risas mientras trataban de levantar en peso los montones que cayeron sobre ellos.
- ¿De verdad que no creísteis que lo volvería a hacer? - ¡Al fin había alcanzado mi plenitud en regozijo! Entre risas, me topé con otra tienda de textiles que no reconocía. ¡Ya imaginaréis cuan harto extraño era aquello!
Curiosa, atravesé el marco de la entrada. Aparentaba normalidad, pero tenía un toque de rareza que era incapaz de describir...

La tendera estaba ocupada en otro cliente, decidí tomar paciencia e inspeccionar su material por cuenta propia.
Así pues, cuando encontré una madeja de infinitos colores en lo alto de un estante, no fue de extrañar que mi yo de metro y medio no la alcanzásemos pero sí lográsemos tirar abajo el resto del estante.

Solté un grito al tiempo que trataba de escapar de su derrumbe.

x
al final cogeré por gusto el irla vistiendo como a una muñequita. <3
PM
^
Delrösch
 Posted: Mar 19 2016, 07:19 PM
Citar


Shattenmaske

lvl 50
exp 0 / 5000
120
ATK 46
DEF 57
SP.ATK 107
SP.DEF 86
SPD 120
HP 96
Member Inventory: View
Taicho

♂ / N/A years old / 8 posts
Awards: None



No puede ser. No podía.

....claro que si podía, era la Princesa. Princesa con aroma característico y reputación aun mas peculiar! Se guarda para sus adentros su desesperación ínfima, ya que no sabía si esto hacía más fácil o más horrible su misión.

Y es entonces que escucha cosas tambalearse, y demonios no podía sacar ninguna mariposa para ayudarle en lo que sabía dejaría en aprietos a la chica!

"Ah!" Jadea por lo bajo, una mano volando a cubrir su boca, su cuerpo girándose hacia donde escucha los pasos y ruidos de Ginko. "Cuidado!"

Da pasos cortos como le permite su rol, de forma apurada, una mano ciegamente extendida, con poca precisiòn hacia la otra marioneta, prácticamente se lanza y siente como toca el largo cabello de la chica, sacándola del camino, el estante con los rollos de tela golpeando a Delrösch, pero por fortuna quedándose en su lugar.

Sin tanta suerte, varios rollos se desestabilizan y caen sobre la ahora peliceleste, quien no los puede evitar, no fuere que levante sospechas. Con uno se tropieza, y encima de sus dedos cae otro gran pesado rollo, fisurando tres dedos. Un último rollo de tela, casi vacío, logra golpear el costado de Ginko, botando la cinta a la cadera de su blanco vestido.

Una madeja termina de caer en en la cabeza de Delrösch, quien ahora yace botado en el piso, sus ojos firmemente cerrados.

x
GGGGINKOOO lamento que mi post respuesta sea tan fail, pero quiero rolear!!
PMEmail
^
Rinne
 Posted: Mar 19 2016, 08:39 PM
Citar


Machina

lvl 50
exp 0 / 5000
65
ATK 112
DEF 109
SP.ATK 51
SP.DEF 46
SPD 85
HP 65
Member Inventory: View
Citizen

♀ / 1.9 years old / 7 posts
Awards: None



Fw ~ todos (?!) ~ tiendas y telas y estantes caídos

La mirada que poseía la castaña sólo se podía identificar como 'tímida', mirando de reojos a su acompañante para luego desviar la mirada y mantener el paso del otro mientras reducían al mínimo el espacio entre ellos mientras se movían en las ataviadas calles del mercado (mientras mientras mientras). 'Kya' ciertamente podría nombrar la situación, y si los robots pudieran sonrojarse y sentir algo serían más convincentes las reacciones de la niña, pero... pero es que ¡Kya! ¡Le habían llevado a un lugar más apartado y escondido!

Rinne miraba atenta hacia el alto hombre, parpadeando más de lo usual, en general mostrándose tiernamente cohibida, aceptando el clásico rompe-quijadas como el más grande tesoro que no comería nunca y pondrá en un altar en su habitación, hasta que... preguntaron su nombre. Ay, ay...

Fueron instantes de silencio y machina congelada en los cuales inclusive más gente entró en la tienda, una de las empleadas del lugar con cabellos tan reales como los suyos acercándose para atenderles y una princesa fugitiva escabulléndose por sus caprichos, y la machina parecía vibrar en su lugar, la tensión aumentando hasta que simplemente estalló. "¡¡¡MI!!! ¡¡NOMBRE!!" gritó a figurativamente todo pulmón, saltando como cuarenta centímetros del suelo, olvidando el lugar en el que se encontraba, la princesa en problemas, las telas cayendo, y el rompe-quijadas que debería ser su tesoro.

"¡¡RINNEEEE!! ¡¡RINNE ES MI NOMBRE!!" gritó para robar la atención de cualquier cosa menos importante que su nombre, elevando el brazo bien en lo alto como un saludo, sonrisa amplia de ojos cerrados. Cuando finalmente volvió la señal visual a su 'procesador' en su cabeza ya lo importante había pasado, ya todo estaba en el suelo, aunque... quizá no todo.

"¡¡También yooooo!!" exclamó y se apresuró para unirse a las niñas caídas y el desorden. Y cuando se refería a 'yo' se refería también al pirata peliblanco. Ah, pero-- una marioneta mucho más pesada que las marionetas normales... ¿no es aquello peligroso? Hue.
PMEmail
^
Gwendolyn
 Posted: Mar 20 2016, 11:28 AM
Citar


Wassermaske

lvl 50
exp 0 / 5000
55
ATK 48
DEF 84
SP.ATK 88
SP.DEF 93
SPD 130
HP 96
Member Inventory: View
Prinz

♀ / 18 years old / 6 posts
Awards: None



Fw. Todos / Tienda de textiles

Como princesa, como la princesa menor del Cardinal de Agua, enfermiza (esto era cierto) y débil (esto no) ante los ojos de su padre, había aprendido que si quería hacer algo por si misma, debía ocultarse. Con su cabello recogido en un bollo y con lazos de adornos, y un vestido sencillo, había logrado escapar una vez más del Castillo. Sabía que los guardias y su padre debían de estar buscándole por todos los salones, por el jardín, por las calles cercanas, y que Oswald se llenaría de trabajo ante su abrupta desaparición. Lo lamentaba profundamente, pero sabía que el hombre haría bien su trabajo. De todas formas se lo compensaría, pues su padre solía enloquecer y hasta él podría perder su eterna paciencia. No quería irritar a Oswald ni darle más trabajo del necesario; no era simplemente su bodyguard, sino que un compañero al que apreciaba demasiado como para no querer molestarle con sus caprichos.

Esa tienda la había encontrado por casualidad hace unas semanas, decidida a tomar diferentes caminos y perderse, hasta descubrirla (¿o quizás la tienda la encontró a ella?); se volvió de inmediato su tienda favorita para comprar telas, pues eran livianas, tenían de variados colores y estampados, y no eran tan costosas ni llamativas; ahí estaba desde la mañana, comprando telas para hacerse unos vestidos. Había aprendido a cocer, pues cada vez que le pedía a su madre que necesitaba un nuevo vestido, esta no dudaba en pedir uno con las telas más brillantes, detalles en perlas e incluso piedras preciosas para decorar su cabello. No podía decirle que necesitaba prendas sencillas y livianas para poder pasear libremente por el Cardinal, sin llamar la atención ni gritar con su ropa que era la Princesa.

Con tres rollos de tela en su brazo y buscando otro, notó cómo de pronto entró mucha gente al lugar; no le eran caras conocidas en absoluto, y le parecía bastante curioso ver a un hombre tan alto y con un parche en su ojo. ¿Un pirata, quizás? No podía decirlo con certeza, pero iba acompañado de una pequeña, probablemente su hija. Estaba pensando cuál podría ser la historia de esos dos, qué parentesco tenían, qué tipo de tela andaban buscando, cuando escuchó el grito de una mujer.
Desde ahí, todo sucedió muy rápido; un grito ensordecedor, el estante cayendo, una mujer empujando a la de cabellos morados, los rollos de tela y el mueble derribandola. Su primera reacción fue soltar el rollo e intentar tomar su lanza, hacer un escudo de aire para proteger a la peliazul de los golpes, pero oh no, no andaba cumpliendo sus deberes de Wassermaske.

Soltó el rollo de tela y corrió, empujando el mueble tan fuerte como podía para dejarlo en su lugar. Algunos rollos acabaron de caer, incluso sobre su cabeza, pero consiguiendo dejarlo en su lugar. Al voltear, la chica de cabellos celestes estaba en el piso, con algunos rollos de tela encima, los que sacó con cuidado antes de sentarse a su lado. "¿S-Se encuentra bien?", preguntó, notoriamente preocupada al verla con sus ojos cerrados; de pronto algo se hizo familiar en su rostro, pero sabía que no conocía a ninguna chica como ella. Sin saber bien qué hacer, miró a la mujer de cabello morado en busca de ayuda, pero también se encontraba en el suelo. ¡Reconocía ese color de cabello y esos peinados! Era--

"¡¡También yooooo!!", dijo animada una voz infantil, de la pequeña que se acercaba a la escena acompañada del hombre de pelo blanco.

"¿También, qué?", preguntó confundida. "Está inconsciente, quizás sería bueno que un doctor la visitara y-- ¡ah, su mano!", dijo horrorizada, notando sus dedos rojos y heridos. Con cuidado tomó su mano y la dejó sobre su regazo, para luego levantarse y acercarse a la Princesa que fuera del dolor de la caída, se veía bien. "¿Se encuentra bien, Princesa?", dijo amable y con una sonrisa, ofreciéndole una mano para ayudarla a ponerse de pie. Esperaba no la reconociera, pues no quería que su secreto fuera oído por los Reyes del Cardinal o peor aún, por sus padres. "¿Sabe dónde podemos ir con esta muchacha? La chica no despierta, estoy preocupada. ¿Ustedes, conocen a algún doctor cerca de aquí?", preguntó, observando al hombre y la pequeña. Si él era su padre, seguro debía conocer a alguno, ¿verdad?


x
ahh me uní?! espero no sea problema! o+<
PMEmail
^
Farad
 Posted: Mar 23 2016, 05:51 PM
Citar


Pirata

lvl 10
exp 0 / 1000
90
ATK 43
DEF 30
SP.ATK 26
SP.DEF 24
SPD 22
HP 25
Member Inventory: View
Citizen

♂ / N/A years old / 6 posts
Awards: None



La situación en una palabra? "caos", en el momento en que pensó que se había librado de los problemas, éstos cayeron como un ensordecedor relámpago, como si se tratara de su bien conocido mar, Farad notó como una "ola" de estantes comenzaba a crecer en dirección hacia ellos, tumbando todo a su paso en un verdadero apocalipsis de estantes, muestras y rollos de tela saliendo disparados en todas direcciones; elegante y listo como un felino, el pirata solo tuvo que dar un paso atrás para evitar aquel desastre, muchos de los allí presentes quedaron "enterrados" bajo el tsunami de telas y estantes, siendo quizás la mas dañada aquella silenciosa y fina mujer que se les acercó.

Sin embargo, un suceso en particular despertó su sentido del peligro, de entre la multitud que intentaba escapar, observó a una damita de rubios cabellos sosteniendo un mueble bastante pesado hasta evitar que colapsara, ninguna trabajadora de un telar o simple comerciante tenía la fuerza suficiente para evitar un efecto dominó de esa magnitud, algo le olió demasiado mal allí. -¿es una trampa?- se preguntó a si mismo, mas antes cuando intentaba formular una respuesta, la voz de Rinne estuvo a un tono de destrozarle los oídos, revelando su nombre ante él y ante... posiblemente toda la ciudad.

Se disponía a realizar una magnifica y oportuna retirada, pero el férreo agarre de la Marioneta robot se cernió como un grillete en su mano y le obligó a ser arrastrad de lleno al epicentro de aquel desastre, trastabillando entre personas enterradas (creyó pisar el cuerpo de aquella amable mujer que se les acercó en un principio) y esquivando rollos y pedazos de estanterías, siguió a la niña mecánica hasta que ambos fueron frenados ante las palabras de aquella sospechosa chica rubia, quien ahora les instaba a conseguir ayuda de manos de un doctor... ¿un doctor?, Farad solo conocía antros, burdeles y lugares de mala muerte, ningún lugar para emparcharse; pero necesitaba desembarazarse de aquella situación, y pronto. Sin embargo... una ultima palabra quedó haciendo eco en sus oídos... princesa... ¿princesa?, ¿Podía ser?.

Con un brillo de interes en su único ojo funcional, intentó seguir jugando el papel del hombre inocente y simplemente dijo -n.no... lo siento, solo soy un viajante de paso con mi... hija (genial, ahora tenía una hija mecánica), no puedo ayudarle, deberíamos irnos Rinne, este lugar es peligroso- mencionó, tironeando del brazo de la Machina sin mucho éxito, aquello era como intentar empujar su propio barco.
PMEmail
^
Ginko
 Posted: Mar 27 2016, 10:30 PM
Citar


Lebenmaske

lvl 50
exp 0 / 5000
0
ATK 83
DEF 115
SP.ATK 94
SP.DEF 87
SPD 63
HP 96
Member Inventory: View
Prinz

♀ / 17 years old / 12 posts
Awards: None



¡El Acabose...! Simplemente querría poder taparme los ojos (y todo el sobrante de rostro que alcanzaran mis manitas) encogerme mientras grito "lalalalalaala, ¡habla chucho que no te escucho!, lalalala", y permitirme unos momentos de inmadurez para asimilar el desorden.
No, lo que me enfoscaba no era meter la pata; era el demostrar que era incapaz de estar 5 minutos sin vigilancia.
Siendo tendencia mi necesidad de ayuda, en ésta ocasión había sido rescatada por dos mujeres y trataba de hacer caso omiso a las posibles "señales" que me enviase el hitsuzen al respecto...

Estaba avergonzada, apabullada y sumamente nerviosa, ¡la tendera estaba insconciente por mi culpa! Y quizá podría haberle ocasionado algún daño interno más grave...
... Y entonces calló sobre nosotros toda la porcelana de una tetería hecha marioneta sobre nosotras, al son del grito de guerra de aquella niña.

- ¡Ay...! - ¡¿Pero cuánto pesaba la niña?! ¡Dí sí a la dieta de arcilla y no a la roca! - ¡Apartad... está gravísimamente herida!

La otra mujer tomó mi atención al hablar, y había algo que...
- ¡Yo me encuentro bien! Pero ella necesita de cuidados y...
De repente, y tras el intento de aquel hombre de mover a su hija de la sala, caí en la cuenta.
- Tú... yo sé quién eres tú... - Miré a la joven rubia con curiosidad creciente y un brillo inagotable en la mirada. - [color=#9a2556]¡Tú... estás aquí... y no deberías!

Y olvidándome de la inconsciente, de la pareja sospechosa y de la revuelta en la tienda, sujeté ambos brazos de la muchacha.
- ¡TÚ SALVABAS A UN INOCENTE EN EL BOSQUE DE SETAS! - Bajé desde sus brazos hasta alcanzar sus manos, radiante e incapaz de estar quieta. - ¡Apareciste en mi sueño!, ¡por Gaia, debo tener sueños premonitorios!

¡Aquello debía significar algo! Sin embargo, no terminaba de recordar todo el sueño...

Mas aquello no sería nuestro problema ahora. Comencé a oír voces fuera de la tienda, y las órdenes de los maskes. O habían sido alertados, o quizá sospecharían que me encontraba allí, en cualquier caso, ¡no iba a pasar toda la mañana dando explicaciones! Y la jóven necesitaba de ayuda.

- ¡Eh, grandullón, cíclope! No te puedes marchar... ya no. Si lo haces diré que todo esto fué por tu culpa - y abarqué con mis brazos toooodo el destrozo de la tienda. - ¡que pretendías secuestrarme! Y que heriste a ésta mujer que sólo pretendía defenderme. Si no quieres que eso ocurra, carga con ella y acompáñanos. - Hablaba en plural porque mientras me ponía en pie sujetaba aún a la rubia (¡quién tampoco tendría opción de marchar ahora!).

Les conduje por la puerta de atrás de la tienda, ¡siempre ha de tener!
Fuera no habían más tiendas, sólo bosque profundo. Serviría...
PM
^
Rinne
 Posted: Mar 27 2016, 11:19 PM
Citar


Machina

lvl 50
exp 0 / 5000
65
ATK 112
DEF 109
SP.ATK 51
SP.DEF 46
SPD 85
HP 65
Member Inventory: View
Citizen

♀ / 1.9 years old / 7 posts
Awards: None



Fw ~ todos los amotinadores ~ isla abandonada

¡¡Era un océano de telas!! ¡Pero mucho mejor porque no ralentizaba sus movimientos ni dañaba sus articulaciones! Rinne nadaba en su propio lugar en estilo pecho, elevando su cabeza eventualmente para dar bocanadas de aire con boca de pescado y volver así a zambullirse entre las madejas y rollos de tela. ¡¡Pero una agua-fiestas llegó!! Rinne notoriamente quejándose con un "NNNNOOOOOOOoooooogluglughooooooghlglug" mientras nadaba con 'todas' sus fuerzas en su lugar para tratar de alcanzarla y sacarla de la piscina de la diversión, tan lejos----

Ni siquiera la fuerza paternal(??) podía quitarla de allí, más necia que un burro, lanzando telas al aire para no ahogarse en su vaso de agua pero terminando de sepultarse más entre ellas, unas telas más suaves que otras y podía fingir que era como estar acostada en las nubes si pudiese sentir y hubiese estado alguna vez en las nubes y si no estuviese ahogándose mentalmente.

Eran ahora tonos de voz distintos los que registraba después del salvaje naufragio del SS μGEN; ¿Cómo había llegado a la orilla? ¿Dónde estaban los peces con verrugas? ¿La piedra roja---? ¿¡ROGER!? Rinne se levantó pesada con todas las telas enredadas en su cuerpo formando un traje que ni las momias envidiarían, murmurando cosas ininteligibles mientras caminaba con sus cabellos en la cara como si estos estuviesen pegados por el agua. Atravesó el lugar sin que pudiesen detenerla ni aunque tirasen de las telas que formaban su traje gordo, y la castaña se detuvo bloqueando el paso a la puerta trasera del lugar, volviéndose una pared más.

"El tesoro..." murmuró bajo, elevando finalmente su mirar vacío y brillante a la vez, un rostro en blanco a falta de expresión de ira y codicia. "¡¡SÓLO SERÁ PARA MÍ!!" el paso era imposible desde allí, protegía aquella salida como si detrás de ella hubiese todo un cuarto lleno de las más grandes riquezas del Imperio. Y aunque los rollos de telas alrededor de sus brazos y cuerpo reducían su movilidad se sentía que no debían subestimar a aquella chiquilla.
PMEmail
^
Herei
 Posted: Apr 3 2016, 08:23 PM
Citar


Ladrón

lvl 50
exp 0 / 5000
55
ATK 121
DEF 75
SP.ATK 110
SP.DEF 80
SPD 149
HP 50
Member Inventory: View
Citizen

♂ / N/A years old / 3 posts
Awards: None



-En el lugar del Robo-

Había planeado el robo de las joyas de aquella casona durante días. Se suponía que estaría solo el lugar y abría sido un robo perfecto si no fuese por la aparición de aquel Lebenmaske y su control de identidad, era evidente que mis ropas eran del cardinal de la tierra, pero jamás pensé que mi fama de ladrón se abría extendido hacia otros cardinales.

Tome las joyas en un pequeño pañuelo de tela y me di a la fuga, de la nada dragones y guardias siguiendome al rededor de la ciudad. Decidí meterme por una calle atiborrada de gente, de este modo sería más fácil perderlos de vista, escabulléndome entre la multitud. Llegue al barrio comercial haciendo parkur con facilidad, necesitaba encontrar una tienda de textiles para poder robar una manta para cubrirme y encajar entre la vestimenta del lugar. Tomaría un atajo por el callejón detrás de aquella pared, di un salto rapido para escalarlo y fue entonces cuando de la nada un peliblanco con un parche en el ojo apareció frente a mi, con el impulso que llevaba tropecé hacia atrás y solté el saco con mi recompensa, imbécil de mi.

El peliblanco con agilidad movió su mano y agarró el paquete que acababa de soltar antes de que callera al piso. –lo siento, creo que eso me pertenece ahora- sonrió burlescamente y se dejó caer por el muro que acababa de intentar saltar. Me puse de pie rápidamente para seguirlo y hacerle frente, tomando impulso para saltar nuevamente y entonces aquel Lebenmaske que me seguía me cogió del hombro, sin poder escapar.

-Maldito pirata- dije entre dientes, esto no quedará así...


_______________

Mi primer post rolleando wiii http://files.b1.jcink.com/html/emoticons/smile.gif *cotillon* Espero que se una algún Lebenmaske para poder continuar el otro lado de la historia y cruzarlas http://files.b1.jcink.com/html/emoticons/biggrin.gif
PMEmail
^
Delrösch
 Posted: Apr 4 2016, 05:32 PM
Citar


Shattenmaske

lvl 50
exp 0 / 5000
120
ATK 46
DEF 57
SP.ATK 107
SP.DEF 86
SPD 120
HP 96
Member Inventory: View
Taicho

♂ / N/A years old / 8 posts
Awards: None



Si alguno de sus superiores o inferiores le preguntaran que estaba sucediendo, sinceramente, le habrían cortado la lengua o se habrían reído de él.

Porque no.tenía.idea.

Lo que había comenzado como una misión de infiltración, había terminado con dedos frisurados (será difícil agarrar su abanicos, demonios), inconsciencia, machinas (porque ese peso no es de barro!), y lo que parecían ser dos princesas. Reconocería la voz de la Prinzessin Gwendolyn en cualquier lugar, psychès o no psychès.

Gaia, libérame.

Ciego, herido, y aplastado, Deru versión femenina escuchaba lo que pasaba a su alrededor y decidió hacer lo que cualquier ninja con sanidad mental haría en este caso: hacerse el muerto. O el desmayado, para que ser tan extremistas.

Aparentemente lo estaba haciendo bastante bien.

...

Mejor se quedaría así un rato más.

Wait, cargar?!

x
Lame post is lame, pero esperare a que avanvemos!
PMEmail
^
1 User(s) are reading this topic (1 Guests and 0 Anonymous Users)
0 Members:

Opciones
Responder
Nuevo Tema
Nueva Encuesta


 


 

Affiliates
sister sites
elite
Moon Tales Ratbag Punce Over Charge
skin by miss texas at cttw, cc, and shine